COMPARTIENDO UN MOMENTO

15 de May. 2018

Siempre me ha gustado cuando me siento y tomo un poco de té conmigo mismo. La atmósfera que rodea la mesa de té puede convertirse en algo muy agradable y amigable, un lugar donde no hay preocupaciones sobre tu próxima tarea, simplemente es un espacio con té y una mente feliz. Porque cuando tienes una mente feliz eres menos capaz de enfermarte, y eso significa menos visitas al médico.   

Hay muchas cosas profundas que rodean a la planta, con cada taza podemos conocer su pasado el cual está lleno de increíbles historias y leyendas, pero también el silencio que conlleva puede ser una experiencia maravillosa.

Lo que el té realmente nos ofrece es el regalo de poder tener una pausa en nuestra vida, el estar quieto y en paz, sin preocuparse por nada, sin sentir ningún tipo de peso extra en nuestros hombros. El problema es que hoy en día, cuando no estamos haciendo nada, sentimos que estamos perdiendo el tiempo, por lo tanto, siempre debemos estar haciendo algo.

Pero, tal vez, sea ese pequeño descanso lo que necesitamos para avanzar en cualquier actividad que estemos haciendo. Así que siempre podemos tomar un té para refrescar nuestra mente y nuestro cuerpo del mundo ocupado y activo que nos rodea. Y no hay nada de malo en no hacer nada, no estamos perdiendo el tiempo, solo estamos invirtiendo ese tiempo en nosotros mismos. Algo que es realmente difícil de hacer, pero que practicándolo podemos lograr.

Cuando tomas una taza de té, todo lo que te rodea se detiene, incluso si es el lugar más concurrido del mundo, toma una taza de té o si te encuentras en un lugar con muchos “peligros”, simplemente toma una taza de té. Porque en ese momento cuando dejas de pensar en ese proyecto que necesitas terminar, o cuando sientes dentro de tu cuerpo un fuego intenso, solo bebe una taza de té, toma un pequeño descanso y te prometo que las respuestas te llegarán a la velocidad de la luz.

Los descansos no son una pérdida de tiempo, y el tiempo no es la razón del estrés. El exceso de algo puede ser el problema, y cuanto menos descansemos, más incapacidad tendremos para terminar las cosas. Solo recuerda, cada vez que te sientas como si el mundo se acabara, beber una taza de té.

Peace Inside,

Ankori

Ver más posts